¿Cuando puedo solicitar indemnización derivada de un delito contra la seguridad vial?

Muchas veces nos preguntamos si tenemos derecho a una Indemnización por delito contra la seguridad vial. Para que proceda la indemnización de daños derivados de un delito contra la seguridad vial resulta necesario:

1.º- Que se condene por la comisión de un hecho típico.

2.º- Que se acredite la producción de unos daños.

3.º- Que dichos daños deriven de la actuación delictiva.

Esto quiere decir que en el mismo acto de juicio se puede solicitar la responsabilidad civil y asimismo, es un derecho de las partes perjudicadas por el delito.

Tipos de indemnización

La indemnización no solo corresponde a los daños materiales sufridos del perjuicio que haya producido dicha acción, sino también de los daños morales ocasionados

Cuando existen lesiones dolosas se suelen aplicar analógicamente las tablas recogidas en el Texto Refundido sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, aprobada por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, establecidas para las lesiones imprudentes derivadas de un accidente de tráfico. Las tablas que se deben aplican son las vigentes en el momento de sanación de las lesiones y esa fecha la encontramos en el informe de sanidad emitido por el médico forense del Juzgado.

Indemnización por delito contra la seguridad vial
Reclamación por delitos contra la seguridad vial

Hay que tener en cuenta que para las indemnizaciones previstas para caso de muerte, lesiones permanentes e incapacidades temporales ya están incluidos los daños morales.

Pero cuando únicamente podemos solicitar una indemnización por los daños morales ocasionados, solicitud que la ley ampara en su artículo 109 del Código Penal estableciendo que, “La ejecución de un hecho descrito por la Ley como delito o falta obliga a reparar, en los términos previstos en las Leyes, los daños y perjuicios por él causados. El perjudicado podrá optar, en todo caso, por exigir la responsabilidad civil ante la Jurisdicción Civil”.

Así mismo, el artículo 110 del mismo cuerpo legal establece que, “la responsabilidad establecida en el artículo anterior comprende: 1.º La restitución. 2. º La reparación del daño. 3. º La indemnización de perjuicios materiales y morales”.

Que dice la jurisprudencia

El Tribunal Supremo ha venido destacando, en Sentencias como la de 4 de Febrero de 2005 que, “al respecto, corresponde recordar que la doctrina jurisprudencial mantiene la posición de que la reparación del daño o sufrimiento moral, que si bien no atiende a la reintegración de un patrimonio, va dirigida, principalmente, a proporcionar en la medida de lo humanamente posible una satisfacción como compensación al sufrimiento que se ha causado “.

Deberemos acreditar el daño moral para lo cual se necesitará prueba de que dicho daño ha sido causado y deberemos por tanto acreditar un padecimiento o sufrimiento psíquico de la víctima. Lo normal es que no sean precisas pruebas de tipo objetivo, sobre todo en relación con su traducción económica, y que haya de estarse a las circunstancias concurrentes y acreditadas en el juicio, como destacan las Sentencias del Supremo de 29 de enero de 1993 y 9 de diciembre de 1994.

Pero cuando depende de un juicio de valor consecuencia de la propia realidad sujeta a la inmediación judicial, no es exigible una concreta actividad probatoria, si bien es aconsejable un informe de carácter psicológico que avale la existencia de dicho daño y acredite el impacto o sufrimiento psíquico o espiritual, impotencia, zozobra, angustia, trastorno de ansiedad, impacto emocional, etc.

Tráenos tu caso, estudiaremos los hechos, las circunstancias, las responsabilidades civiles que pudieras solicitar y sin ningún compromiso te comunicaremos el procedimiento a seguir, para satisfacción de tus inquietudes.

Ante las dudas que se te planteen no dudes en acudir a LBJ abogados, te acompañaros en todas las instancias aconsejándote, representándote y exigiendo el cumplimiento de tus derechos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *